Autora: Blanca Estela Álvarez  Mail: blanalvarez@yahoo.com.ar

Licenciada en Psicología –U.B.A. Socio APBA

Palabras clave: cuerpo – acondroplasia – psicoanálisis

El ser humano sufre cambios, resignificaciones, vacilaciones a lo largo de su existencia y particularmente en determinados períodos de la vida. Este trabajo se propone abordar aquellas conmociones y transformaciones que puede padecer un sujeto con un cuerpo diferente. Se hará énfasis en las huellas que trazan el decir y la mirada en tanto espejo donde el cuerpo se reconoce, para luego pensar ¿qué lugar en la sociedad actual para un sujeto con trastorno genético de crecimiento óseo?

La Acondroplasia[1] es una de las formas frecuentes de enanismo, se sufre de una alteración ósea por desorden genético, afectando las extremidades, el  diámetro de su cabeza – posee una medida mayor a la esperable – y el tamaño y forma de las manos, dando lugar en su conjunto a la imagen característica de la persona con baja talla[2]. Esta alteración no afecta ni su coeficiente intelectual ni la expectativa de vida, siendo similares a las personas de talla promedio.

Los individuos que padecen de esta enfermedad, luego de un desarrollo motor generalmente más lento durante su primera infancia – los primeros dos años -debido a las proporciones corporales, pueden desarrollarse de acuerdo a lo esperable en un persona de talla promedio[3]. Esta realidad indujo al interrogante sobre ¿qué lugar para un sujeto con un cuerpo diferente?

El trabajo partirá de algunas consideraciones que ayuden a definir qué “cuerpo” se trata, para luego reflexionar desde un primer acercamiento al tema, sobre los efectos que pueden producir el decir y la mirada de un otro que aloje, invista y contenga, ó que promueva el rechazo, la expulsión y el dejar caer.

Si bien se reconoce la importancia de profundizar en los síntomas médicos y en las complicaciones orgánicas que pueden sufrir los individuos que padecen este tipo de enfermedad, en esta ocasión se hará referencias sólo a aquellos aspectos que permitan entender al organismo como esa superficie en donde se inscribe el cuerpo de un sujeto.

El objetivo de este trabajo es promover la reflexión sobre efectos psíquicos posibles que produce una enfermedad rara que afecta al cuerpo partiendo de conceptos teóricos psicoanalíticos que muestran su vigencia, y servir de estímulo a futuras investigaciones sobre éste y otros sujetos sociales[4] que padecen este tipo de enfermedades de baja incidencia.

 El cuerpo: organismo viviente, objeto construido

El cuerpo da forma a la carne existente y al mismo tiempo muestra al sujeto que lo sostiene, expresiones como “el cuerpo me pesa”, “arrastro el cuerpo”, “cuidarse el cuerpo”[5] lo ilustran.

Los individuos que padecen de acondroplasia cuentan con un organismo viviente afectado por los efectos de una alteración genética, mostrando una estructura esquelética particular como rasgo típico de una de las formas más comunes de enanismo. Esta alteración ósea de origen cromosómico afecta los huesos largos en su longitud, acortándolos simétricamente[6].

Para el ser hablante, el cuerpo es uno de sus bienes privilegiado sobre el que construye su identidad, toma referencia para su existencia, y con el que puede situarse como un objeto, propio y ajeno a la vez. Este hacerse un cuerpo y tener un cuerpo sólo es posible por la intervención del Otro, “del otro semejante que le otorga esa imagen en espejo, representante del gran Otro que, como orden simbólico y como significante, sostiene la unidad de algo ante todo fragmentado[7]”.

El cuerpo se dispone a recibir la marca significante, a ser un lugar de inscripción a partir del cual podrá ser contado como tal[8], y el lenguaje es el mediador en la relación del sujeto con su cuerpo. Su primer efecto en el cuerpo es la fragmentación, porque el significante corta el cuerpo.  El organismo biológico pierde su unidad en sí mismo por efecto del significante, constituyendo las zonas erógenas y las pulsiones parciales. 

El segundo efecto del lenguaje en el cuerpo es esa unificación del cuerpo entero, que se construye en anticipación a la maduración motriz y a condición de perder un objeto[9]. El sujeto asume esa imagen especular jubilosamente en la todavía impotencia motriz y dependencia de la lactancia, y esa asunción jubilosa manifiesta “la matriz simbólica en la que el Yo [je][10] se precipita en una forma primordial, antes de objetivarse en la dialéctica de la identificación con el otro, y antes de que el lenguaje le restituya en lo universal su función de sujeto[11]”.

Para que este cuerpo exista para un sujeto es preciso dirá Freud, agregar algo al autoerotismo, a esas regiones corporales que se transforman en fuentes de excitación donde la pulsión se satisface: “una nueva acción psíquica, para que el narcisismo se constituya[12]”. Que se constituya el Yo, es también que se constituya la realidad, pues ella es una representación del mundo y el cuerpo forma parte de esa realidad como un objeto más que está en el mundo. Esta constitución – o estructura, como refiere Roberto Mazzuca[13] – puede ser entendida de manera distinta según el registro donde se ubique: si se ubica en el registro imaginario, refiere a una Gestalt de la imagen del cuerpo, es decir una estructura visual de la imagen que es completa. Aquí Lacan articula el concepto de identificación: es por identificación con esa imagen que está afuera, que el niño/a adquiere la imagen de su propio cuerpo. Este acto se ubica en el registro imaginario. 

En el plano de lo simbólico, esta imagen está afuera en el Otro del lenguaje, sostendrá Lacan en un segundo momento de su enseñanza; quedando la constitución de la imagen como un efecto que viene de lo simbólico[14]. Probablemente un cuerpo no deseado, no investido libidinalmente se constituya en un objeto cosificado, en un organismo que viva, se alimente, pero no exista como cuerpo psíquico para el sujeto que lo habita. 

El cuerpo como objeto[15] se construye gracias a su anudamiento en los tres registros que propone la teoría de Lacan[16]: un cuerpo imaginario, referido a la forma y a la imagen; un cuerpo simbólico, con sus códigos, el nombre que lo inviste, las representaciones significantes; y un cuerpo real, ante todo materia de goce donde se satisfacen las pulsiones[17]. Entonces, ¿qué cuerpo para una persona de baja talla?

 El decir y la mirada sobre el cuerpo

El recién nacido es en primer lugar un organismo viviente que puede ser alojado (o no) aún desde antes de nacer: las palabras intercambiadas en la pareja, con otras personas sobre el niño/a, la elección de un nombre, esos enunciados identificatorios, operan desde el lugar simbólico como el primer don libidinal donde el Yo advendrá, invistiendo ese cuerpo por venir según sea la cualidad de ese Otro.

El  niño/a que nace con acondroplasia impacta en el Otro de un modo diferente, devolviendo una imagen inesperada y confrontándolo con un espejo que desconcierta. Esa vivencia traumática para los padres, producto del azar[18], produce desconcierto, angustia, desorientación y preocupación[19].

Este desencuentro primero es con la diferencia respecto de lo anhelado y construido a partir del narcisismo de los padres. El acontecimiento produce efectos en el lugar afuera: el niño/a Ideal que restauraría las heridas narcisistas tiene un cuerpo real alterado que modificará el camino trazado anticipadamente. La llegada de este hijo/a produce un efecto de castración: ¿Cómo crecerá? ¿Cómo jugará con sus pares? ¿Cómo hará con la vestimenta?[20], preguntas que resuenan en el adulto desde su propio fantasma y en relación a un sujeto. Desde este lugar cobra dimensión la frase “aquello que dice aquello que mira”, cuanto más si el Otro-sociedad mira el cuerpo con insistencia, ofreciendo múltiples ofertas que lo transformen a gusto de cada uno, y alimentando de ese modo el fantasma del propio sujeto.

El niño deseado y esperado ha llegado y construirá su cuerpo no a partir de su experiencia y sus sensaciones propioceptivas, sino a partir del proceso mental que produce una identificación con una forma que está afuera, en el otro, durante el estadio del espejo.

El infans con acondroplasia también construye un Yo corporal por identificación con una forma externa, otro semejante, y en este punto probablemente algo de la diferencia causada por esta enfermedad de baja incidencia opere en el sujeto que lo habita, es decir, desde ese lugar externo que lo reciba y aloje.

Hasta el momento resulta difícil contar con casos clínicos publicados de sujetos con acondroplasia que arrojen luz sobre el tema, accediendo al mismo desde el decir de la sociedad donde se encuentra la familia, un decir basado en el paradigma de la belleza del cuerpo delgado, esbelto, alto; y a los efectos de la mirada de un otro que ignora al sujeto que lo habita, reduciéndolo en sus posibilidades al tamaño de su estatura.

En consecuencia existe una ardua tarea de investigación, información y acompañamiento no sólo con el adulto afectado, sino también con padres, familiares cercanos,  encargados de crianza de un niño con cuerpo diferente. Será imprescindible para ese niño/a con acondroplasia ser alojado en un Otro que forje un sujeto sólido para ese cuerpo, pues allí estará el soporte que lo sostenga en las vicisitudes de la vida cotidiana que debe enfrentar como individuo en sociedad.

BIBLIOGRAFIA

Arias, María del Carmen (2005). “El sujeto y su relación con el cuerpo”, en   Lazos: cuerpo, angustia y síntoma, nº 6, Escuela de la orientación lacaniana sección Rosario. pp. 99-102.

Aristizabal, Eduardo (2003). “El patrón y la lógica en la teoría del objeto en Lacan”, en Revista de Psicoanálisis, Desde el Jardín de Freud, Número 3, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. pp. 106-113.

Barrionuevo, José (1997).  Acto y cuerpo en Psicoanálisis con niños y adolescentes. Buenos Aires, JVE Psiqué. 153p.

Bertholet, Roberto (2005). “El cuerpo y la castración”, en Lazos: cuerpo, angustia y síntoma, nº 6, Escuela de la orientación lacaniana sección Rosario. pp. 71-74.

Chamorro, Jorge (2005). “Los velos de la carne”, en Lazos: cuerpo, angustia y síntoma, nº 6, Escuela de la orientación lacaniana sección Rosario. pp. 79-81.

Díaz L., Carmen Lucía (2003). “El cuerpo: ese objeto marcado por el exceso del otro”, en Revista de Psicoanálisis, Desde el Jardín de Freud, Número  3, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. pp. 98-105.

Freud, Sigmund (1914). “Introducción del narcisismo”, en Obras Completas,  tomo XIV, 2º ed. Buenos Aires, Amorrortu, 389p.

Lacan, J. (1949). “El estadio del espejo como formador de la función del Yo [JE] tal como se nos revela en la experiencia analítica”, en Escritos1, 14º ed.  Argentina, Siglo veintiuno. 509p.

Mazzuca, Roberto (1986), Curso de psicopatología: temas Introductorios a la psicopatología. Buenos Aires, Tekné. 153p.

Quesada, Silvia (2008). “Cuerpo y síntoma, un anudamiento singular”. En Revista electrónica Acheronta, www.acheronta.org 02 de Abril.

Soler, Colette. “El Cuerpo en la enseñanza de Jacques Lacan”, en Gorali, Vera (comp. 1994). Estudios de Psicosomática. 2da. Ed. Buenos Aires, Consejo Editorial

 Páginas en Internet: Mayo 2008

www.acondroplasia.com , Fundación Magar

www.fundaciongeiser.org, Fundación Geiser

www.zoeacondroplasia.blogspot.com, Asociación Zoe

 


[1]El término acondroplasia propuesto por Parrot en 1878, proviene del griego y significa chondros: cartílago y plasis: formación; produce escaso crecimiento cartilaginoso. En www.acondroplasia.com , Fundación Magar, 29 de mayo de 2008.

[2] En www.zoeacondroplasia.blogspot.com “Los adultos con acondroplasia miden entre 1,20 y 1,35 m de altura” y aproximadamente un 6 % de esta población puede tener complicaciones neurológicas. Los datos fueron compartidos en el Congreso Latinoamericano de Enfermedades Raras, organizado por la Fundación Geiser por primera vez en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 27, 28 y 29 de marzo 2008. Esta fundación nace en la Argentina en el 2002 y tiene por misión mejorar la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades raras o de baja incidencia. Ver www.fundaciongeiser.org

[3] En la actualidad existen un registro de 196 personas de baja talla en Argentina. Datos suministrados por el Hospital Garran de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Marzo de 2008. Ibid.

[4] El abordaje de esta problemática tiene su inspiración en un grupo de personas de baja talla con quienes comparto diferentes actividades; ellas han expresado sus inquietudes, frustraciones, preocupaciones, experiencias y luchas por su condición de personas ‘pequeñas’. La Asociación Civil Zoe con sede en Buenos Aires nuclea a personas afectadas, familiares y profesionales de diferentes disciplinas interesados.

[5] Jorge Chamorro (2005) “los velos de la carne”, en Lazos: cuerpo, angustia y síntoma, nº 6, pp. 99-102.

[6] Es consecuencia de una malformación en el desarrollo de los cartílagos que produce una calcificación acelerada impidiendo el crecimiento normal de los huesos. Existen diversas complicaciones en esta patología que pueden leerse en  www.acondroplasia.com , Fundación Magar, 29 de mayo de 2008.

[7] Carmen Lucía Díaz L. (2003), “El cuerpo: ese objeto marcado por el exceso del otro”. En Revista de Psicoanálisis, Desde el Jardín de Freud, Número 3, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. pp. 98-105.

[8] Soler, Colette. “El Cuerpo en la enseñanza de Jacques Lacan”. En Gorali, Vera (comp. 1994). Estudios de Psicosomática. 2da. Ed. Buenos Aires, Consejo Editorial

[9] Roberto Mazzuca (1986), Curso de psicopatología: temas Introductorios a la psicopatología, pp. 48-49; 92-93.

[10] Lacan conceptualiza el Idealich  traducido por moi-idéal, de acuerdo con su bipartición: moi – yo como construcción imaginaria, je – yo como posición simbólica del sujeto. J. Lacan (1949). “El estadio del espejo como formador de la función del Yo [JE] tal como se nos revela en la experiencia analítica”, en Escritos1, p. 87.

[11] J. Lacan (1949). “El estadio del espejo como formador de la función del Yo [JE] tal como se nos revela en la experiencia analítica”, en Escritos1, p. 87. La edad del infans en la actividad del estadio del espejo la estima desde los 6 y los 18 meses.

[12] S. Freud (1914). “Introducción del narcisismo”, en Obras Completas, tomo XIV, Buenos Aires, Amorrortu 10ª reimpresión, pp. 74.  

[13] Roberto Mazzuca (1986), Op. Cit., pp. 48-49; 92-93.

[14]Ibid. 

[15] El término objeto aquí refiere a la concepción freudiana de 1914. Lacan elabora este concepto de manera compleja en su teoría –objeto de la pulsión, objeto del fantasma, objeto del deseo – que por la extensión de este escrito no es desarrollado.

[16] Es posible ubicar en la teoría de Lacan tres momentos de su enseñanza. A la altura del seminario 2, Lacan trabaja al Otro simbólico que marca el cuerpo y lo construye.

[17] Carmen Lucía Díaz L., Op. Cit., p. 99.

[18] La mutación en padres de talla promedio se produce de manera espontánea por azar cada veinte mil nacimientos. El 90% de niños con acondroplasia no tienen antecedentes familiares. Las probabilidades aumentan en un 50% si un padre es de talla baja y un 75% si ambos padres son de talla baja. En www.acondroplasia.com, Fundación Magar, 29 de mayo de 2008.

[19]Expresiones compartidas por algunos padres y familiares en talleres.

[20] Estas preguntas son habituales en padres de talla promedio. Hasta el momento no he tenido acceso a casos clínicos de sujetos con acondroplasia, quedando abierta una nueva vía de investigación.

“El prejuicio es de lo que hay que desembarazarse para comenzar a pensar, para osar pensar… para acceder a la edad adulta”. P.Ricoeur, Hermenéutica y Acción

Álvarez, Blanca Estela; Mezzano A. y Mezzano, N.

Facultad de Psicología, UBACyT. Universidad de Buenos Aires

RESUMEN

Este texto corresponde a la investigación UBACyT “Acerca de las culturas de las cátedras de una organización de música popular. Historia e identidad. Patrimonio cultural” que se desarrolla en la Escuela Popular de Música (EPM), del SADEM. Intérpretes de Intérpretes es un escrito que se propone reflexionar sobre el proceso hermenéutico desarrollado en la investigación. Una reflexión que remite a la tarea del propio investigador en calidad de intérprete estableciendo un diálogo con su objeto de estudio y transcribiendo la información recolectada al modo de un texto. El resultado de la interpretación en la investigación puede abordarse como una obra-texto, en tanto una obra abierta con multiplicidad de interpretaciones, nutridas desde diversos y parciales marcos teóricos que dan cuenta cada uno del modo no acabado de la misma. En el discurso de los entrevistados representantes de la EPM convergen las metáforas del legislador – recuerdan el pasado y la tradición cuando narran los hechos de la institución – y la del intérprete – cuando priorizan el diálogo y la autonomía de sus futuros egresados -.

Palabras clave

Interpretación Hermeneútica Intérprete Texto

ABSTRACT

INTERPRETERS OF INTERPRETES

This text corresponds to the UBACyT research work, “Of the cultures of the chairs of an academic institution of popular music. History and identity. Cultural heritage”, developed in the People’s School of Music (EPM) under subsumed to SADEM (Argentine Musicians’ Society). Interpreters of Interpreters is a paper that delves about of the hermeneutical working. It is a reflection that, at the same time, refers to the researchers’ own work in their capacity as interpreters establishing a dialogue with their object of study and transcribing the information collected and working with the material as if it were a text. The result of interpretation in the research can be approached as a work-text inasmuch as it is an open-ended work with multiple possible interpretations, which proceed from various and partial theoretical frameworks, each one accounting for the unfinished mode of the work. EPM members’ discourse converge the metaphors of legislator – remember the past and tradition when they narrate the event of the institution – and the interpreter – when they privilege the dialogue and the autonomy of their graduates.

Key words

Interpretation Hermeneutics Interpreter Text

INTRODUCCIÓN

El proceso de una investigación conlleva intrínsecamente la puesta en acción de las facultades del investigador y los medios con que cuenta para un fin: la obtención de un cierto producto de conocimiento que culmina en una explicación científica, en un hacer comprensible que “exponga leyes generales que comprendan el comportamiento de los objetos de la experiencia” [i].

El conocimiento obtenido en una investigación es una “producción constructivo-interpretativa”, donde el investigador participa activamente. “El investigador como sujeto, produce ideas a lo largo de la investigación”, en una dinámica permanente con momentos de integración y continuidad dentro del proceso de su propio pensamiento[ii]. El trabajo científico toma en cuenta aquellos elementos que adquieren significación por la interpretación del investigador, y esta realidad motiva al equipo investigador del proyecto UBACyT 087: Acerca de las culturas de las cátedras de una organización de música popular. Historia e identidad, llevado a cabo en la Facultad de Psicología de la UBA bajo la dirección de la Lic. Alicia Nora Corvalán de Mezzano, a reflexionar sobre el proceso hermenéutico desarrollado en la investigación. Explora las coordenadas del proceso interpretativo que interjuegan en el conjunto de materiales recolectados en un trabajo de campo considerándolo como un texto[iii] que, en conjunción con otros y al modo de una trama tejida en telar, se constituye en una obra[iv].

Para tal propósito se recurre a los aportes que brinda la Hermenéutica Filosófica elaborada por autores como Martin Heidegger, Paul Ricoeur, Hans George Gadamer, Jürgen Habermas; se recogen ideas del teórico de cine David Bordwell, los pensamientos trabajados por el sociólogo argentino Eduardo Grüner y el sociólogo polaco Zygmunt Bauman para pensar la interpretación y su contexto. La extensión del escrito permite un recorrido bibliográfico acotado, razón por la cual se deja para desarrollos futuros el concepto de interpretación que detenta el Psicoanálisis como así también el análisis de los datos recolectados en la institución investigada sobre los alumnos ‘intérpretes’. Este texto es sólo una parte del largo camino a transitar.

LA HERMENÉUTICA[V]:

UNA BÚSQUEDA DE SIGNIFICACIONES

El ser humano vive en un contexto social particular y en relación con otros seres humanos, donde el código del lenguaje compartido es de importancia vital. El diálogo generado es un acontecimiento intersubjetivo que en muchas ocasiones la escritura recoge y recorta y la Hermenéutica se ocupa de la comprensión de ese discurso convertido en obra. Este método se define como la “teoría de las operaciones de la comprensión en su relación con la interpretación de los textos” [vi]. Es búsqueda de sentido, significaciones sobre lo que le sucede al individuo: sus ideas, sus sentimientos, sus motivos. No busca “la Verdad” absoluta, sino una comprensión detallada de los hechos y las cosas que le suceden al individuo[vii].

Los datos recolectados en una investigación pueden abordarse como una obra-texto, una obra abierta plausible de múltiples interpretaciones, nutridas de diversos y parciales marcos teóricos, que dan cuenta de un modo no acabado de la obra. El discurso de profesores y autoridades de la institución investigada es un acontecimiento temporal, un acto que según Ricoeur, se constituye en tres niveles: 1) acto de decir, lo que se enuncia, se expresa tomando la palabra – locucional; 2) lo que se hace al decir, en el discurso oral son los gestos, mímica, la prosodia y en la escritura lo fija la sintaxis -inlocucional; 3) lo que se hace por el hecho de que el ser humana habla, lo que opera por influencia directa sobre las emociones y las disposiciones afectivas del interlocutor – perlocucional[viii]. El acontecimiento es significación sobre alguna cosa, es el fenómeno del intercambio, el establecimiento del diálogo, es la venida de un mundo – el de los músicos populares – del lenguaje recortado en la escritura del investigador. En este recorte “la sensibilidad al contexto, respecto de la determinación del valor actual que asumen las palabras”[ix], es un complemento necesario e inevitable contraparte de la polisemia. Importa el contexto social donde se posicionan tanto la obra de la investigación, la institución investigada, como el propio investigador. El intelectual está inserto en una sociedad en la que conviven estrategias modernas y posmodernas de conocimiento: las primeras condicen con lo que Bauman llamó la metáfora del legislador, donde predominan la verdad y el orden; las segundas condicen con las del intérprete, que prioriza el diálogo y la autonomía[x].

El discurso se constituye en obra a través de su codificación. La escritura produce un efecto de distanciación organizándolo en un relato donde el sujeto hablante se convierte en un autor. Es condición para su interpretación que se genere un texto autónomo respecto de la intención de éste último. El proceso interpretativo aborda un objeto-texto determinado por la actividad selectiva de la interpretación, donde se reconoce un mensaje relativamente unívoco construido por el locutor y una intención de univocidad en la recepción del mensaje, dejando por fuera otras significaciones ofrecidas por la polisemia de las palabras. El investigador en un trabajo de campo observa, escucha, pregunta, registra palabras, frases, proposiciones de sus entrevistados porque comparte un código de lenguaje e intenta una comprensión que siempre es provisoria.

LA INTERPRETACIÓN:

NÚCLEO CENTRAL DE LA HERMENÉUTICA

… Como ha señalado muy agudamente Foucault, la lectura hermeneútica de Marx, Nietzsche y Freud no trabaja sobre una `realidad´ inmediata de sentido unívoco, sino sobre dispositivos de discurso que son ya interpretaciones, que son ya `comienzos´ aunque el funcionamiento de los poderes hegemónicos de la cultura los haga parecer como realidad original xi].La interpretación activa o crítica no busca la verdad sino que la construye partiendo del texto inicial y produciendo algo nuevo. A decir de Foucault, los ´pensadores de la sospecha´ – Marx, Nietzsche y Freud – ponen en crisis la creencia en la transparencia de los textos considerados únicos, primeros. Marx interpreta la interpretación burguesa de la sociedad; el psicoanálisis el relato del paciente; y Nietzsche interpreta el discurso que Occidente ha construido sobre la moral y la ética. La interpretación sostenida es interrogada y se reconstruye el proceso de producción de la misma.

La palabra interpretación etimológicamente deriva del latín interpretatio que significa ‘explicación’ y a su vez éste deriva de interprés: ‘negociador’, ‘traductor’ o ‘intermediario’[xii]. Bordweld piensa a la interpretación como “una instancia de negociación, un comercio, un pacto entre un texto y otro”[xiii]. La interpretación consiste en “poner en relación dos textos”[xiv] de modo que el intérprete trabaje en el intersticio entre el texto llamado original y el segundo texto, exista o no. A partir de este criterio se crean los significados intertextuales. La interpretación se diferencia de una descripción o un análisis, en tanto la caracteriza su condición de un acto que denota o transmite significado, y no es exclusivamente un proceso verbal como se la concibió originariamente[xv]. La exploración y elucidación del significado es una tarea que posibilita expresar de nuevo y diferente lo que ha de interpretarse.

El equipo investigador establece un diálogo con su objeto de estudio y en él realiza el papel de intérprete, una función que en principio no se diferencia del traductor (Domeltscher): transcribe la información recolectada y comienza a trabajar con el material al modo de una obra. Esta actividad trae consigo el problema hermenéutico del correcto entendimiento. Habermas escribe que “sólo donde es posible entenderse hablando, pueden la comprensión y el entendimiento en general convertirse en problema”[xvi]. El entendimiento en el diálogo implica que los dialogantes traten de acoger lo extraño y lo opuesto.

Toda interpretación tiene en cuenta que el intérprete parte de una precomprensión o comprensión previa; ella no se da nunca sin presuposiciones y la circularidad implicada en el proceso gana una nueva comprensión. Esta estructura circular deriva de la temporalidad del estar ahí y no debe ser degradada a un círculo vicioso, pues en él yace una posibilidad positiva del conocimiento más originario. La comprensión es descrita en términos de poder-ser y se dirige a la aprehensión de una posibilidad de ser[xvii].

El sujeto y el objeto se implican mutuamente. El sujeto se lleva a sí mismo en el conocimiento del objeto y está determinado en cambio en su disposición más subjetiva por la captura que el objeto opera sobre el sujeto, aún antes de que éste tome conciencia de ello[xviii]. Por lo tanto, como afirma Grüner no existen dos intérpretes con interpretaciones iguales. El intérprete se apoya en las pistas del texto con el que se encuentra y en percepciones o intuiciones que derivan de sus concepciones e ideología. Los significados que produce siempre están anclados en el texto del cual parte pero también siempre el intérprete aporta algún tipo de diferencia[xix].

CONCLUSIÓN

El investigador mediante su acto interpretativo convierte la experiencia de investigación en un texto escrito que comparte con otros. La obra producida se escribe en un determinado contexto social donde conviven aspectos modernos y posmodernos, “contextos pronunciadamente diferentes en donde se desempeña el ’papel del intelectual´”[xx]-intérprete- En el discurso de los entrevistados representantes de la escuela de música investigada convergen las metáforas del legislador – recuerdan el pasado y la tradición cuando narran los hechos de la institución – y la del intérprete – cuando priorizan el diálogo y la autonomía de sus futuros egresados -Finalmente, es una realidad social que todo investigador oscila entre el papel del legislador y del intérprete, no dejando de reconocer que ambas posiciones se incluyen mutuamente.

NOTAS

[i] Juan SAMAJA (1993), Epistemología y metodología. Elementos para una teoría de la investigación científica, p. 31. [ii] Fernando Luis GONZÁLEZ REY (2000), Investigación cualitativa en psicología. Rumbos y desafíos, p. 22. [iii] La etimología de la palabra “texto” refiere al mundo de los tejedores: “al telar con su enjullo y lanzadera, a trama y urdidumbre. Textum es participio pasivo de texto= tejer”. En Luis Alonso Schökel (1994), Apuntes de hermenéutica, pp. 113-114. [iv] Obra refiere al resultado producto de un trabajo que tiene su propia consistencia. Ibid. [v] Las palabras hermenéutica y hermético derivan del dios griego Hermes, llamado por los romanos Mercurio. Hermes era el dios mensajero quien llevaba mensajes a los otros dioses y el dios de los comerciantes y de los ladrones. En David Bordwell (1995), El significado del film. Inferencia y retórica en la interpretación cinematográfica, p. 17. [vi] Paul RICOEUR, “La tarea de la Hermenéutica”, en F. Bovon (1978), Exégesis. Problemas de método y ejercicio de lectura, p. 219. [vii] Liliam M. PEREIRA PARAJON (1999), “Nietzche y Freud: hermenéutica e interpretación”, en Revista de Psicoanálisis y Cultura, Acheronta Nº 9, julio. Internet, marzo 2007 [viii] Paul RICOEUR, “La tarea hermenéutica”, en F. Bovon (1978), Op.Cit., pp. 249-251. [ix] Ibid., pp. 220-221. [x] Z. BAUMAN (1997), Legisladores e intérpretes. Sobre la modernidad, la posmodernidad y los intelectuales, pp. 11-14. [xi] Eduardo GRÜNER (2001), El sitio de la mirada. Secretos de la imagen y sielncios del arte, p. 119. [xii] David BORDWELL (1995), Op.Cit., p. 17. [xiii] Eduardo GRÜNER (1997), “Literatura en las Artes combinadas II”, teórico Nº 2, Facultad de Filosofía y Letras. [xiv] Ibid. [xv] David BORDWELL (1995), Op.Cit., p. 17. [xvi] Jürgen HABERMAS (1990), La lógica de las ciencias sociales, pp. 229-231. [xvii] Hans George GADAMER (1991). Verdad y Método I, p. 332; Paul Ricoeur, “La tarea hermenéutica”, en F. Bovon (1978), Op.Cit., pp. 220-221 [xviii] Paul RICOEUR, “La tarea hermenéutica”, en F. Bovon (1978), Op.Cit., p. 232. [xix] Eduardo GRÜNER (1997), “Op.Cit.” [xx] Zygmunt BAUMAN (1997), Legisladores e intérpretes…, p. 11.

BIBLIOGRAFÍA

BAUMAN, Zigmunt (1997). Legisladores e intérpretes. Sobre la modernidad,

la posmodernidad y los intelectuales. Buenos Aires, Universidad de

Quilmes. 284p.

BORDWELL, David (1995). El significado del film. Inferencia y retórica en la

interpretación cinematográfica. Buenos Aires, Paidós.

BOVON, F. (1978). Exégesis. Problemas de método y ejercicio de lectura.

Buenos Aires, Aurora.

GADAMER, Hans George (1991). Verdad y Método I, Salamanca, Sígueme.

GONZÁLEZ REY, Fernando Luis (2000). Investigación cualitativa en psicología.

Rumbos y desafìos. Buenos Aires, International Thompson. 123p.

GRÜNER, Eduardo (1997). “Literatura en las Artes combinadas II”, teórico

publicado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos

Aires.

GRÜNER, Eduardo (2001). El sitio de la mirada. Secretos de la imagen y

silencios del arte. Buenos Aires, Norma. 387p.

HABERMAS, Jürgen (1990). La lógica de las ciencias sociales. Madrid,

Tecnos.

PEREIRA PARAJON, Liliam M. (1999). “Nietzche y Freud: hermenéutica

einterpretación”, en Revista de Psicoanálisis y Cultura, Acheronta Nº 9, julio.

Internet, marzo 2007.

RICOEUR, Paul (1988). Hermenéutica y acción. Buenos Aires, Docencia.

SAMAJA, Juan (1993). Epistemología y metodología. Elementos para una

teoría de la investigación científica. Buenos Aires, Eudeba. 414p.

SCHÖKEL, Luis Alonso (1994). Apuntes de hermenéutica. Madrid, Trotta.

169p.

 Álvarez, B. y Mezzano A. 

 UBACyT. Universidad de Buenos Aires

RESUMEN

El presente trabajo es un ejercicio del modo de pensar psicoanalítico freudiano, que se practica como parte del ensamble conceptual que explora el objeto de investigación del Proyecto UBACyT (P087): “Acerca de las culturas de las cátedras de una organización de música popular. Historia e identidad. Patrimonio cultural”, llevado a cabo en la Facultad de Psicología de la UBA, bajo la dirección de la Lic. Alicia Nora Corvalán de Mezzano. Es una articulación con viñetas del material recolectado en el trabajo de campo, en relación a dos temas de interés para la investigación: la cultura de un pueblo o institución, desde lo que puede considerarse el mito fundacional; y su estructura libidinal, desde los tipos libidinales propuestos porFreud en su obra de 1931. La institución investigada refleja en sus  relatos la necesidad que tiene una organización de acordar transmitir sus creencias a modo de relatos de carácter mítico, cuya modalidad se asemeja a formas practicada por un pueblo.

Palabras clave

Cultura Libido Saga Mito

ABSTRACT

AN EXERCISE IN PSYCHOANALYTICAL THINKING AS A RESEARCH INSTRUMENT

The present work is an exercise in Freudian psychoanalytical thinking. It is used by the research team as an approach to understand the object of research of Project UBACyT (P087): An approximation to the cultures within the departments of an organization dedicated to popular music. History and identity. Cultural Heritage. The work has been collected and formulated around two main foci: 1. the culture of the people from a foundational legend, and 2. its libidinal structure based on libidinal types proposed by Sigmund Freud in 1931. The work was conducted at the University of Buenos Aires under the direction of Lic. Alicia Nora Corvalán de Mezzano. The study found that the institution researched needed to express its beliefs through a series of mythical stories. This practice was found to be similar to the ones carried out by primitive peoples.

Key words

Culture Libido Saga Muth

 INTRODUCCIÓN

“La comparación de la infancia del individuo humano con la historia temprana de los pueblos ya se ha revelado fecunda en muchos sentidos…El modo de pensar psicoanalítico se comporta como un nuevo instrumento de investigación. El aplicar sus premisas a la psicología de los pueblos permite tanto plantear problemas nuevos como ver bajo una luz diferente los ya elaborados y contribuir a solucionarlos”. S. Freud (1) La institución entendida como “el conjunto de las formas y las estructuras sociales instituidas por la ley y la costumbre”, que en su propia finalidad se distingue e identifica, es primeramente una “formación de la sociedad y de la cultura”(2). En la cultura humana, se aprecian dos rasgos: el primero refiere al saber y poder-hacer que los individuos han adquirido para apropiarse de los bienes. El ser humano transita por caminos recorridos anteriormente, con la ayuda de los instrumentos obtenidos en hazañas culturales. La belleza, la limpieza y el orden ocupan un lugar determinado en la cultura, en particular éste último, que se presenta como arquetipo del orden humano: “es una suerte de compulsión a la repetición, que una vez instituido, decide cuándo, dónde, y cómo algo debe ser hecho”(3).

El segundo rasgo comprende las normas que regulan los vínculos entre los individuos y la “distribución de los bienes asequibles”. Todo vínculo recíproco entre los seres humanos es influido por la “medida de la satisfacción pulsional” que los bienes le brindan y porque él mismo puede relacionarse con otro individuo como un bien, si éste último”explota su fuerza de trabajo o lo toma como objeto sexual”(4). Según Freud lo que distingue a la cultura es la estima y el cuidado dispensados a las tareas intelectuales, científicas y artísticas, es decir, a las actividades psíquicas superiores(5); la sublimación de las pulsiones, de las fuerzas constantes que buscan ser satisfechas, posibilitan que estas tareas desempeñen un papel relevante en el desarrollo cultural. Las exigencias de orden y limpieza muestran la semejanza de este proceso con el desarrollo libidinal del individuo “desplazándose las pulsiones por otros caminos(6).

Es posible pensar el nacimiento de la institución investigada a partir de los elementos que articulan la historia de un pueblo. Se sabe, sostiene Freud, que en los seres humanos existe una fuerte necesidad de tener una autoridad que puedan admirar aunque reciban maltratos. Es la añoranza del padre, de ese padre al que el héroe de la saga(7) (tema desarrollado más adelante) se gloría haber vencido. Este gran hombre es dotado con rasgos paternos: “la claridad en el pensamiento, la fuerza de la voluntad, la pujanza en la acción”, la autonomía e independencia son constitutivos de la imagen del padre (8). El mito es el relato que articula un acontecimiento primordial que tiene lugar en el comienzo del tiempo, revelando un misterio y proclamando la aparición de una nueva ‘situación’ (9).

El concepto de libido arroja luz sobre las “estructuras del vínculo”(10) de las  instituciones o masas (11), es esa energía cuantitativa de aquellas pulsiones que pueden sintetizarse como ‘amor’, que liga de modos diferentes (12) según sea su colocación en las provincias del aparato anímico. Freud autoriza a pensar una distinción de tipos libidinales (13) utilizando aquellas cualidades que prometen obtener un conjunto entre los rasgos corporales y anímicos: el tipo erótico, el tipo narcisista, el tipo compulsivo y sus tipos mixtos: erótico-compulsivo; erótico-narcisista y narcisista-compulsivo. Esta clasificación, de la que el mismo Freud tiene sus reservas, se utiliza en la investigación para pensar las cualidades anímicas de los integrantes de una institución particular, la EPM, ejemplificándose desde el material recolectado. El tipo erótico es de características sencillas, para ellos ser amado es lo más importante y la posibilidad de una pérdida de ese amor los angustia. En lo social y cultural, este tipo subroga las exigencias pulsionales del Ello. En el tipo compulsivo predomina el Superyó y la angustia es de la conciencia moral; la persona muestra un alto grado de autonomía y en lo social pasa a ser el “portador (conservador)” de la cultura,  mostrando una dependencia interna. El tipo narcisista se caracteriza por su independencia y escaso amedrentamiento, “el yo dispone de una elevada medida de agresión, que se da a conocer también en su prontitud para la actividad”; son personas que se imponen como personalidades y son aptas para promover nuevos desarrollos culturales o menoscabar lo establecido. De la combinación de estos tipos surgen los mixtos de los que sólo se describen dos: el erótico-narcisista, donde se reúnen opuestos que pueden moderarse recíprocamente: la agresividad en la actividad va unida al predominio del narcisismo. Y el tipo narcisista-compulsivo, es el que “produce mayor valía cultural”, pues a la independencia externa propia del narcisismo y al respeto por la conciencia moral propio del compulsivo se anuda la aptitud para “el quehacer vigoroso, reforzando al Yo frente al Superyó.

 Texto completo: solicitarlo a blanalvarez@yahoo.com.ar

NOTAS

(1) S. Freud, (1913).”Totem y Tabú” en Obras completas, tomo XIII. p. 187.(2) R. Kaës. La institución y las instituciones, p. 22. (3) S. Freud,(1930 {1929}) “El malestar en la cultura” en Obras completas,tomo XXI. p. 92. 384(4) S.Freud, (1927)”El porvenir de una ilusión” en Obras completas, tomo XXI. pp.4-5. (5) Ibid., pp. 92-93. (6) S. Freud, (1930 {1929}). Op. Cit., p. 95. (7) Narración épico-legendaria de las antiguas literaturas nórdicas. En Diccionario del idioma español. También se puede llamar saga “a la actualización del pasado que un pueblo acomete en una hora determinada de su historia, bajo el impulso de los principios directores y de las fuerzas determinantes del presente. J. Schreiner, “El esfuerzo científico para la comprensión del Antiguo Testamento” en Palabra y mensaje del Antiguo Testamento: introducción a su problemática, p. 62. (8) S. Freud, (1937-1939). “Moisés y la religión monoteísta” en Obras completas, tomo XXIII. p. 106. (9) M. Eliade, (1957). Lo sagrado y lo profano, pp.84-85. (10) R. Kaës y otros, (1998). Sufrimiento y psicopatología de los vínculos institucionales, p. 24. (11) Freud define la masa psicológica como un ente que consta de elementos heterogéneos unidos entre sí por un cierto lapso de tiempo y formando un nuevo ser con propiedades singulares y diferentes de lo que cada uno compone. En S. Freud,(1921). “Psicología de las masas y análisis del yo” en Obras completas, tomo XVIII. p. 70. (12) Ibid., 86. (13) S. Freud, (1931). “Tipos libidinales”,en Op.Cit., pp. 219-221

BIBLIOGRAFÍA

Eliade, Mircea. (1957). Lo sagrado y lo profano. Barcelona, Labor. 185p.

Freud, S. (1913 {1912-13}) “Totem y Tabú. Algunas concordancias en la

vida anímica de los salvajes y de los neuróticos”. Obras completas, 2da Ed.

Buenos Aires, Amorrortu Editores, tomo XIII. pp. 1-164; 179-192.

Freud, S. (1921) “Psicología de las masas y análisis del yo”. Obras completas.

2da. Ed. Buenos Aires, Amorrortu Editores, tomo XVIII. pp. 63-136.

Freud, S. (1927) “El porvenir de una ilusión”. Obras completas. 2da. Ed.

Buenos Aires, Amorrortu Editores, tomo XXI.

Freud, S. (1930 {1929}) “El malestar en la cultura”. Obras completas. 2da.

Ed. Buenos Aires, Amorrortu Editores, tomo XXI. pp. 57-140.

Freud, S. (1931) “Tipos libidinales”. Obras completas. 2da. Ed. Buenos Aires,

Amorrortu Editores, tomo XXI. pp. 215-222.

Freud, S. (1939 {1934-38}) “Moisés y la religión monoteísta”. Obras completas.

2da. Ed. Buenos Aires, Amorrortu Editores, tomo XXIII. pp. 100-132.

Kaës, R. Y otros. (1998) Sufrimiento y psicopatología de los vínculos

institucionales. Buenos Aires, Paidós.

Kaës, R. La institución y las instituciones. Estudios psicoanalíticos. Buenos

Aires, Paidós.

Schreiner, J. (1972) “El esfuerzo científico par la comprensión del Antiguo

Testamento”. Palabra y mensaje del Antiguo Testamento: introducción a su

problemática. Barcelona, Herder S.A. p. 48-71.

Trilla, J. “Caracterización de la escuela”. Ensayo sobre la escuela: el espacio

social y material en la escuela. pp. 19-33.

 

(Experiencia Pedagógica)
Álvarez, Blanca Estela; Boveda, Fernando; Xantakis, Elvira Inés; Zampella, Liliana.
Universidad de Buenos Aires – Psicología
Palabras Claves: ESTUDIANTE – CONOCIMIENTO – DOCENTE – ESTRATEGIAS – MESIANISMO
Resumen:
Los cambios económicos, sociales, políticos y científico-tecnológicos ocurridos en las últimas décadas han promovido la construcción de una imagen de subjetividad singular, caracterizada por el individualismo, la inmediatez, el materialismo y la urgencia del zapping. Estas características no están ajenas a la interacción áulica.
El presente trabajo se propone reflexionar sobre la experiencia áulica de interacción entre el estudiante universitario, el docente y el contenido, desde las estrategias docentes empleadas. Para ello toma en cuenta la experiencia pedagógica acontecida en la materia Psicología Social II, de la Facultad de Psicología (U.B.A.).
Resulta indispensable como punto de partida interrogar ¿Qué lugar pretendemos ocupar como docentes en relación a los estudiantes y al conocimiento que se intenta transmitir? ¿Qué lugar pretenden ocupar los estudiantes en relación a los docentes y al conocimiento que se proponen incorporar?, y finalmente, ¿Qué lugar se quiere dar al conocimiento en
relación a dichos actores?
El estudiante se encuentra inserto en una trama histórica, política, social y cultural que lo atraviesa, a la vez que lo empuja a una posición: esperar de Otro el conocimiento verdadero y las habilidades óptimas que le permitirán desenvolverse en su vida cotidiana. Dicha posición se encuentra acompañada por la tendencia dominante de un modelo de enseñanza y aprendizaje que se revela aún vigente: el modelo de enseñanza tradicional.
La utilización de estas concepciones pedagógicas y metodológicas genera posiciones de dependencia respecto del conocimiento por parte del estudiante y hace que el conocimiento parezca como propiedad de un otro que se encargará de transmitir y revelar en el momento apropiado. Esta situación muestra un énfasis sobre los contenidos más que sobre las
habilidades e intereses de los estudiantes. La función de la institución educativa y de la práctica docente en este modelo de enseñanza es “transmitir a las nuevas generaciones los cuerpos de conocimiento disciplinar que constituyen nuestra cultura”.
En consecuencia, y para que se manifieste una actitud pasiva con caracteres de “mesianismo renovado” en el estudiante, es necesario que un otro encarne el rol de Mesías y conciba al conocimiento como algo de su propiedad. De este modo, el conocimiento no es construido en conjunto, sino algo que aparece como preestablecido.
Esta actitud del estudiante es comparable con la actitud de los seguidores del Mesías: escuchan, repiten y obedecen al Maestro. El alumno, afirma Gimeno Sacristán y Pérez Gómez, incorpora los contenidos disciplinares de manera arbitraria, memorística, superficial o fragmentaria porque no puede desarrollar esquemas para una comprensión significativa.
A partir de estas reflexiones, se intenta analizar la experiencia pedagógica vivida por quienes escriben, no sólo las utilizadas habitualmente y promovidas en el nivel universitario, sino también aquellas aprehendidas en la propia experiencia de vida educativa. Desde este lugar, se aspira a promover un espacio para la elucidación, deconstrucción y construcción
de nuevas estrategias superadoras. Estrategias que impulsen aprendizajes significativos, que integren contenidos disciplinares y procedimientos metodológicos, que creen un clima áulico que favorezca la interrogación y la elaboración de los estudiantes, enriquecidas por la oportuna intervención docente.
Abstract:
The economic, social, political and scientific-technological changes happened in the last decades has promoted the construction of an image of singular subjectivity, characterized by the individualism, the immediateness, the materialism and the urgent of zapping. This features don’t are alien to the interaction in classroom.
This work is proposed to reflect about the experience in classroom of the interaction between the university student, the teacher and the content, from the teaching strategies employed. For this take in account the pedagogical experience happened in the subject Social Psychology II, of the school of Psychology (U.B.A).
It is indispensable as starting point interrogate ¿What place are we claiming to occupy as docents in relation to students and the knowledge that is tried to transmit? ¿What place are students claiming to occupy in relation to teachers and the knowledge that they tried to incorporate? , and finally, ¿What place is wanted to give to the knowledge in relation with such
actors?
Primer Congreso Internacional de Pedagogía Universitaria The student is inserted in a historical, politic, social and cultural weft that crosses him, at once that it pushes him in a position: wait from Other the true knowledge and the optimum skills that allow him to develop in his everyday. Such position is accompanied with the dominant tendency of teaching and learning that reveals still in force: the traditional teaching model.
The use of these pedagogical and methodological conceptions generates dependents positions respect to knowledge by the student and makes that knowledge seems like a property of Another that is responsible to transmit and reveal in the appropriate moment. This situation shows an emphasis about the contents more than the interest and skills of students. The
function of the educational institution and the teaching practice of this teaching model is “transmit to new generations the corps of disciplinary knowledge that constitute our culture”.
In consequence, and to express a passive attitude with characters of “renewed messianism” on the student, is necessary that other embodies the role of Messiah and conceive the knowledge like something of his propriety. Thus, the knowledge is not built in ensemble, but something that appears like predetermined.
This attitude of student is comparable with the attitude of the Messiah followers: listen, repeat and obey to the Master. The student says Gimeno Sacristán and Pérez Gómez, incorporates the disciplinary content in an arbitrary, memory, superficial or fragmentary mode because he can’t develop plans for a significant understanding.
From these reflections, it attempts to analyze the pedagogical experience lived by who writes, not only the usually used and promoted in university level, but also those taken in the own experience of educational life. From this place, we aim to promote a place for the elucidation, deconstruction and construction of new overcoming strategies. Strategies that impulse
significant learning, that integrates disciplinary contents and methodological procedures that creates a classroom climate that favors the interrogation and elaboration from students, enriched by the appropriate teacher intervention.

Texto completo: Puede solicitarlo a: blanalvarez@yahoo.com.ar

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
• Comenius, J. Amós, Didáctica Magna. Ed. Porrúa, México 2000.
• De la Torre, Saturnino (2002). Estrategias didácticas innovadoras. Mejorando la enseñanza universitaria. Barcelona,
Octaedro.
• Dussel, Enrique D. (1974). Método para una filosofía de la liberación: superación analéctica de la dialéctica hegeliana.
Salamanca, Sígueme.
• Eggen, P. y Kauchak, D. (1999) Estrategias Docentes. México, FCE
• Litwin, E. (2000). Las configuraciones didácticas. Una agenda para la enseñanza superior. Buenos Aires, Paidós.
• Misrahi, Robert (1982). Mesianismo laico. Buenos Aires, Pardes S.R.L. 156p.
• Sacristán J. Gimeno y Pérez Gomez, A.I. (2002) Comprender y transformar la enseñanza. 10 Ed. Madrid, Morata. 447p.
• Stenhouse, L. (2004). La investigación como base de la enseñanza. Madrid, Morata. 183p.
• Soria Boussy, Rosa (2003). El adulto como sujeto pedagógico. Resignificación de la producción de los alumnos.
Evento: Congreso Latinoamericano de Educación Superior en el Siglo XXI. Institucion: Facultad de Ciencias Humanas.
Universidad de San Luis.
• Tedesco, J.C. y Tenti Fanfani, Emilio (2002). Nuevos tiempos y nuevos docentes. Documento presentado en la
Conferencia Regional “O Desempenho dos professores na América Latina e Caribe: Novas Prioridades. Brasilia, 12 de
julio. BID/UNESCO/MINISTÉRIO DA EDUCACAO.
• Torp, L. y Sage, S. (1998). El aprendizaje basado en problemas. Buenos Aires, Amorrortu.
• Wasserman, S. (1994). El estudio de casos como método de enseñanza. Buenos Aires, Amorrortu.